La pareja

Solucionar problemas de pareja en Pinto, Madrid

Toda pareja tiene tres partes: tú, yo y nosotros. La posibilidad de que el amor inicial siga creciendo depende de que las dos personas hagan funcionar a las tres partes. Es algo así como, uno más uno son tres, si yo me esfuerzo para que tú estés bien, nosotros estaremos mejor y por consiguiente yo me sentiré más feliz contigo. El amor es el sentimiento que da origen a un matrimonio, pero la vida cotidiana es lo que determina el funcionamiento del matrimonio.

El amor es un sentimiento, que existe o no y no podemos dominarlo. En un primer momento aparece sin motivo alguno y para que pueda continuar y crecer hay que nutrirlo. Es como una semilla que logra germinar pero para que pueda continuar su proceso de crecimiento hay que cuidarla, ha de haber luz, humedad, agua, oxígeno, etc.

En ocasiones la pareja empieza su relación con mucho amor y poco a poco, éste va quedando oculto, cuando reciben ayuda, el amor vuelve a florecer, en otras ocasiones la pareja ha aguantado tanto que el amor muere.

En una gran mayoría de ocasiones cuando conocemos a alguien y nos enamoramos creemos que esa persona va a ser capaz de darnos lo que ni siquiera nosotros mismos somos capaces de darnos, a lo largo de la convivencia nos vamos dando cuenta que lejos de la realidad está esa creencia que teníamos de la pareja, entonces nos sentimos falsamente estafados, engañados y frustrados, y aunque no lo verbalicemos pensamos algo así como, ¡esa persona bien nos la jugó! En realidad lo que ha ocurrido es que hemos puesto falsas expectativas en esa relación, la hemos idealizado y junto a la relación, también hemos idealizado a nuestra pareja, en un principio nos gustaba todo de él/ella, más tarde aquello que nos gustaba empezamos a detestarlo, ya no nos resulta tan simpático, su despiste empieza a desagradarnos, y antes nos hacía mucha gracia. El gran problema aparece cuando empezamos a pensar que quizá nos equivocamos al elegir a esa pareja y que otra nos hubiera dado eso que nosotros ansiamos tanto, “la felicidad”. Digo problema porque empezamos a buscar la solución de nuestro sentir por un lugar equivocado, fuera de nosotros mismos, intentamos cambiar a nuestra pareja, convertirla de nuevo en ese ideal que un día vimos en él/ella. Créanme, no busquen por ahí, busquen dentro de ustedes, háganse preguntas del tipo: ¿por qué ahora detesto lo que antes me gustaba?, ¿estoy buscando un imposible?, ¿cómo puedo estar haciendo sentir a la otra persona?, ¿es más fácil cambiar a mi pareja que plantearme yo el cambio?, ¿realmente qué le/la estoy pidiendo?…

Dejar un comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies